martes, 13 de agosto de 2013

La Expansión de los Asentamientos Israelíes y la Farsa del Proceso de Paz

Por: Yusuf Fernandez


Justo a unos pocos días del inicio de la última ronda de las negociaciones “preliminares” de paz, la actuación del gobierno israelí está incrementando las dudas sobre si tales negociaciones al final acabarán teniendo lugar. Recientemente, el gobierno israelí anunció una masiva expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este con la construcción de unas 1.200 viviendas para colonos judíos. Dos tercios de las mismas serán construidas en esta última ciudad.

Medio millón de colonos judíos viven en más de 100 asentamientos construidos en los territorios palestinos mencionados, que fueron ocupados durante la Guerra de 1967. Los palestinos, apoyados por la gran mayoría de países del mundo, buscan establecer su estado en esas áreas así como en la Franja de Gaza, que se ha visto liberada de la ocupación israelí aunque se continúa asediada.


La colonización en Jerusalén reviste una importancia especial ya que busca alterar el equilibrio demográfico en la ciudad y someterla a una completa judaización, destruyendo así su carácter árabe e islámico. No cabe olvidar en este sentido las continuas provocaciones de los colonos judíos en la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar más santo del Islam. Los lugares santos cristianos, como antiguas iglesias, han sido también objeto de expolio y destrucción.

Todos los asentamientos son ilegales desde el punto de vista de la comunidad internacional y el Derecho Internacional. Varias resoluciones de la ONU, incluyendo la 242, exigen a Israel la retirada incondicional de todas sus tropas de Cisjordania y Jerusalén Este, pero Israel, siempre con la ayuda del veto estadounidense en el Consejo de Seguridad y el favor de los medios de comunicación occidentales, las ha ignorado. Por otro lado, las Convenciones de Ginebra prohíben que un estado ocupante desplace su población a los territorios que ocupa.


Condena palestina
Los palestinos se han apresurado a condenar el anuncio de la construcción de nuevos asentamientos y han señalado que éste busca destruir las conversaciones de paz antes de que se inicien y humillar a los palestinos.

Aunque la decisión israelí ha provocado condenas generalizadas de toda la comunidad internacional, el ministro de Vivienda israelí, el ultra Uri Ariel, ha atacado a los palestinos diciendo “ningún país del mundo aceptaría órdenes sobre donde puede construir sus viviendas”, como si el construir en el territorio de otra nación fuera aceptable para los israelíes.

El negociador palestino Mohammed Shtayeh dijo que Israel “busca destruir la base de la solución apoyada por la comunidad internacional, que es la de establecer un estado palestino en las fronteras de 1967”. Por su parte, el negociador jefe palestino, Saib Erekat, dijo a Reuters: “Si el gobierno israelí cree que cada semana van a cruzar una línea roja con su actividad en los asentamientos, ellos estarán pregonando la insostenibilidad de unas negociaciones de paz”.


Asimismo, Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la OLP, dijo a la BBC: “Creemos que Israel está enviando un mensaje a EEUU y el resto del mundo en el sentido de que, con independencia de cualquier intento de lanzar unas negociaciones, “vamos a seguir adelante con el robo de tierras, construyendo más asentamientos y destruyendo la solución de los dos estados. Ésta es una política extremadamente peligrosa y si se deja sin respuesta ella acabará provocando un mayor conflicto y la destrucción de todas las oportunidades de paz”.

En realidad, toda la concepción del proceso es una farsa. En lugar de obligar a Israel a retirarse de los territorios que ocupa y que son considerados tales por la comunidad internacional en su conjunto, ni siquiera se obliga al ladrón a detener sus robos mientras se negocia qué parte de la tierra que ha robado debería de devolver a sus legítimos propietarios. Hasta ahora ni EEUU ni la Unión Europea han amenazado con sanción alguna a Israel por sus ilegales actividades en los asentamientos y sus crímenes.


El anuncio de la expansión de los asentamientos ha ido acompañado además de la planeada destrucción de más localidades palestinas. Esto ha convencido a muchos de que el período de nueve meses del proceso de paz es sólo una treta israelí para ganar tiempo y significará el principio y el fin del proceso.

Israel, sin ningún deseo real de negociar nada, intenta crear las condiciones para anexionarse los territorios palestinos y procurar expulsar a los palestinos de sus hogares y tierras para reemplazarlos por colonos judíos. Este proceso llevará a la destrucción de la solución de los dos estados y a la creación de un estado de apartheid, donde sólo los judíos, y no los palestinos, tendrían derechos.

El expolio y los crímenes llevados a cabo por Israel sólo podrán terminarse mediante la movilización amplia de la opinión pública árabe e internacional en solidaridad con Palestina y en contra del estado sionista, dejando de lado a la mayoría de los gobiernos árabes y a la Liga Árabe, que son cómplices abiertos de la ocupación, cuando no títeres en manos de los aliados y amigos de Israel.

Fuente: http://www.almanar.com.lb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada