jueves, 24 de mayo de 2018

Por el miedo al avance de Asia, los británicos quieren hacer estallar el Medio Oriente

Manifestantes palestinos en la barrera entre Gaza e Israel, el 11 de mayo de 2018. (fuente: Vocero de las Fuerzas de Defensa Israelí)
15 de mayo de 2018 — El gobierno de Israel de Benjamin Netanyahu llevó a cabo una masacre imperdonable de palestinos en Gaza en los últimos días, y con esto, se ha elevado el peligro de otra guerra en el Medio Oriente, esta vez de manera generalizada, la cual está ya cerca. No se debe subestimar el peligro que esto plantea, ni el desastre que podría resultar para la reconstrucción económica y el potencial de progreso que está a la mano en el Medio Oriente y en África con la Iniciativa de la Franja y la Ruta que se extiende por Eurasia.
Netanyahu no es el instigador principal en esta escalada, ni siquiera en su descarada agresión contra Siria y sus amenazas de guerra contra Irán y contra Líbano. Ni el Presidente Donald Trump, cuyo apresurado error con relación a Jerusalén lo cometió en medio de la pelea por su vida política contra la campaña de enjuiciamiento tanto político como penal.
El principal instigador de la guerra ha sido la inteligencia británica y la casta dominante en el gobierno británico, quienes buscan una confrontación bélica de Rusia con Trump, mientras que al mismo tiempo instigan e intensifican el golpe de Estado contra él.
Tan solo este lunes 14, de nuevo el jefe de la inteligencia británica MI5, Andrew Parker, pontificó ante un grupo de funcionarios de inteligencia de la Unión Europea sobre la necesidad de combatir a Rusia en todas las formas. Desde marzo de este año en particular, el gobierno británico ha estado creando pretextos fraudulentos contra Rusia en busca de una confrontación; el caso de los Skripal, el teatro del ataque con “armas químicas” en Duma, Siria, etc. Y las piezas británicas en Israel y en Arabia Saudita han escenificado sus propios fraudes en contra de Irán y han atacado a Siria mientras que llevan a cabo una guerra de genocidio étnico contra Yemen.
Los geopolíticos británicos están tan aterrorizados con la perspectiva de una colaboración en la Nueva Ruta de la Seda entre China, Rusia, India, y Estados Unidos con Trump, junto con Japón y Corea del Sur, entre otros más, que deliberadamente están fomentando guerras en contra de ello.
En lo inmediato, la amenaza de guerra general en el Medio Oriente solo se puede revertir sobre la base de que el Presidente Trump y el Presidente Putin se reúnan y colaboren para ese fin, como ambos han manifestado querer hacerlo. Estos dos Presidentes pueden detener la escalada. Pero el peligro se puede eliminar realmente solo mediante un plan integral de desarrollo económico desde Afganistán hasta el Mediterráneo, y desde el Cáucaso hasta el Golfo Pérsico, con la creación de nueva infraestructura decisiva y utilizando los métodos de China para combatir la pobreza seriamente.
Esto es posible mediante el nuevo paradigma de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, si las cuatro potencias clave ya señaladas pueden cooperar en esto, con la ayuda de esas otras naciones de Asia. Precisamente este grado de avance fundamental, aparentemente imposible, se ha mostrado posible con el avance hacia la paz y la reconstrucción de la península coreana. Ello ha sido resultado de la voluntad de cooperar del Presidente Trump, del Presidente Xi Jinping de China, del Presidente Putin, del Presidente Moon de Corea del Sur, y del primer ministro japonés Shinzo Abe. Esa posibilidad, y la contribución decisiva de India, se tienen que mantener igualmente para el Sur de Asia, el Medio Oriente y el Norte de África.
Para Estados Unidos, se necesita más todavía. El ataque británico contra la Presidencia es una guerra contra la cooperación con Rusia y China; pero también un ataque contra el liderazgo como tal. Y hace más de medio siglo desde que en Estados Unidos no ha habido un liderazgo presidencial que desafíe aunque sea parcialmente la geopolítica británica; y a ese liderazgo lo asesinaron. En esa mitad de siglo, los estadounidenses han dejado que cada vez más Wall Street se apodere de los Presidentes y controle el Congreso; han perdido la noción de empleo productivo y se han vuelto culturalmente pesimistas.
Decir que “me gusta este líder, o ese otro”, o “no me gusta todo ese caos y pleitos internos”, no resolverá nada. Los ciudadanos estadounidenses se tienen que convertir en líderes y en pensadores independientes ellos mismos, como solían alardear. Para quitarle a Wall Street la economía y el gobierno, que es el propósito para el cual el movimiento de LaRouche está aportando las herramientas.

https://spanish.larouchepac.com/es/20180515

martes, 22 de mayo de 2018

Irán condena prolongado silencio mundial ante crímenes israelíes

Soldados israelíes cerca de la frontera impuesta por el régimen de Israel sobre la Franja de Gaza, 14 de abril de 2018.
El Gobierno de Irán condena en duros términos el prolongado silencio de la comunidad internacional ante los crímenes de Israel, y exhorta a adoptar medidas eficaces que pongan fin a la ocupación israelí y defiendan los derechos de los palestinos, como los legítimos dueños de los territorios ocupados.
Mediante un comunicado publicado este martes, el Gobierno iraní ha denunciado de forma contundente la “masacre del indefenso e inocente pueblo” de Palestina por los “usurpadores de la sagrada ciudad de Al-Quds (Jerusalén)” en el 70.º aniversario del Día de la Nakba (de la catástrofe), cuando en 1948 Israel se fundó ilegalmente en los territorios ocupados de Palestina.
“La matanza de ayer del pueblo reprimido e indefenso, que participó en las manifestaciones pacíficas contra la ocupación y la agresión, ocurrió justamente cuando el Gobierno de EE.UU. se encontraba festejando su ilegal y provocativa decisión de trasladar la embajada del país norteamericano de Tel Aviv a Al-Quds, precisamente cuando se conmemora el aniversario del Día de la Nakba”, ha criticado.
Sin duda alguna, continúa el documento, el espíritu resistente e incansable de las mujeres y los hombres palestinos frustrará el nuevo complot sionista-estadounidense, diseñado para marginar la cuestión palestina, como el principal tema del mundo islámico, de cara a la llegada del sagrado mes de Ramadán (el noveno mes del calendario islámico), que en la últimas décadas se ha convertido en una cita para recordar a todo el mundo la represión de los palestinos en el Día Mundial de Al-Quds.
La matanza de ayer del pueblo reprimido e indefenso, que participó en las manifestaciones pacíficas contra la ocupación y la agresión, ocurrió justamente cuando el Gobierno de EE.UU. se encontraba festejando su ilegal y provocativa decisión de trasladar la embajada del país norteamericano de Tel Aviv a Al-Quds, precisamente cuando se conmemora el aniversario del Día de la Nakba”, ha criticado el Gobierno de Irán en un comunicado publicado este martes.
El Gobierno del país persa ha expresado en el texto su pesar por la inmadurez y la falta de prudencia de ciertos gobiernos regionales a la hora de permitir los complots de enemigos, y dejarse engañar por sus políticas antislámicas y establecer vínculos secretos o públicos con el régimen israelí, una conducta que envalentona a los sionistas a seguir cometiendo sus crímenes.
A modo de colofón, ha reiterado el firme apoyo de Irán a los derechos de los palestinos y ha condenado, una vez más, los recientes crímenes que los sionistas perpetran bajo un escenario diseñado junto a EE.UU., como el principal violador de los tratados y las normativas humanitarias e internacionales, además de pedir a la comunidad internacional, en especial a los pueblos musulmanes, que se conciencien y defiendan los ideales de la humanidad y el derecho de la nación reprimida de Palestina.


sábado, 19 de mayo de 2018

Comisión de Derechos Humanos de la ONU pide el fin de la ocupación israelí de los territorios palestinos

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad Hussein
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, denunció el viernes los crímenes de Israel contra manifestantes en la Franja de Gaza y demandó el fin de la ocupación.
Al intervenir en una sesión de emergencia del Consejo de Derechos Humanos, respaldó el llamamiento a una investigación internacional, independiente e imparcial, ‘con la esperanza de que la verdad sobre esos asuntos conduzca a la justicia’.
Los responsables de las violaciones deben ser finalmente juzgados para acabar con la impunidad generalizada, indicó.
A juicio del alto comisionado, el primer paso para acabar con el conflicto es poner fin a la ocupación de Israel en Palestina: cuando esto ocurra, la violencia y la inseguridad van a desaparecer en gran medida.
Israel debe respetar el derecho de los palestinos a la vida, su derecho a la seguridad y a la libertad de reunión y expresión, así como el derecho a la salud, demandó Al Hussein.
El alto representante de la ONU también criticó las declaraciones de odio de las autoridades israelíes y destacó que lo sucedido en Gaza es una tragedia para miles de familias palestinas.
Según el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, las protestas en Gaza son pagadas por el movimiento Hamas, y las fuerzas de seguridad de Tel Aviv solo ‘tratan de minimizar las bajas’, pero Al Hussein apuntó que existe muy poca evidencia de algún intento de minimizar las bajas.
‘¿En qué te conviertes cuando disparas para matar a alguien que está desarmado, y no es una amenaza inmediata para ti? No eres valiente ni eres un héroe. Te has convertido en alguien muy diferente a eso’, cuestionó.
El fuerte contraste en las bajas en ambos lados sugiere una respuesta totalmente desproporcionada, subrayó y recordó que esas muertes pueden constituir homicidios, lo cual viola el Cuarto Convenio de Ginebra.
Los palestinos tienen el mismo derecho a una vida digna que los israelíes, pero a los primeros se les priva sistemáticamente de todo derecho, observó el alto comisionado.
Desde que comenzaron las protestas el 30 de marzo, las fuerzas de seguridad israelíes mataron a 87 palestinos en el contexto de las manifestaciones, incluidos 12 niños, informó.
Otros 29, entre ellos tres niños, fueron asesinados en otras circunstancias, y más de 12 mil personas han resultado heridas, más de 3 mil 500 de ellas por munición real, añadió el alto comisionado.
La violencia alcanzó su punto máximo el lunes 14 de mayo, cuando 43 manifestantes fueron asesinados por las fuerzas israelíes, y ese número sigue subiendo, ya que algunos de los mil 360 manifestantes heridos con munición real ese día sucumbieron después, precisó.
‘Aunque muchos de los manifestantes estaban completamente desarmados, recibieron disparos en la espalda, en el pecho, en la cabeza y en las extremidades con munición real, balas de acero recubiertas de goma y latas de gases lacrimógenos’, dijo
Los militares de Tel Aviv también mataron a otros 17 palestinos fuera del contexto de los cinco puntos calientes de las protestas. De acuerdo con Al Hussein, la del lunes pasado es la cifra más alta de muertes reportadas en un mismo día (60 en total) desde 2014.

http://spanish.almanar.com.lb/203920

viernes, 18 de mayo de 2018

Crímenes del sionismo tras la creación de Israel en 1948

Soldados israelíes apuntan contra palestinos en una localidad cisjordana. 

Desde su fundación el 14 de mayo de 1948, el régimen de israelí ha cometido un ‎sinfín de crímenes contra los palestinos. A continuación repasamos algunas de las ‎masacres más horrendas perpetradas por los israelíes, cuando todavía está fresca la ‎sangre de los 59 gazatíes asesinados el lunes.‎

1-Matanza en Azazme: 3 de septiembre de 1950, paramilitares israelíes asaltaron la localidad de Azazme, en Beerseba (sur de los territorios palestinos ocupados), y mataron a 13 palestinos, mujeres incluidas.
2-Matanza en Sharafat: el 7 de febrero de 1951 atacaron la aldea de Sharafat, ubicada al suroeste de Al-Quds (Jerusalén) y expulsaron a los residentes. En ese ataque asesinaron a 10 palestinos e hirieron a 8.
3-Matanza en Beit Yala: un ataque israelí contra esta localidad cisjordana el 11 de enero de 1952 se saldó con al menos 10 muertos y decenas de ciudadanos palestinos heridos.
4-Matanza en Al-Quds: 10 palestinos mueren a manos de las fuerzas israelíes el 22 de abril de 1952.
5-Matanza en el campo de refugiados palestinos Al-Buray en Gaza: este crimen, ordenado por el militar israelí Ariel Sharón, se produjo el 28 de agosto de 1953: 20 palestinos murieron y otros 62 resultaron heridos.
6-Masacre de Qibya: alude a la represalia de la Unidad 101 del ejército israelí contra el poblado cisjordano de Qibya en la noche del 14 al 15 de octubre de 1953 y se saldó con 70 víctimas mortales.
7-Matanza de Nahalin: el 28 de marzo de 1954, unos 300 efectivos israelíes irrumpieron en este pueblo cercano a la ciudad cisjordana de Beit Lahm (Belén), administrada por el Gobierno jordano. Los israelíes colocaron minas y dispararon contra los lugareños. Este crimen dejó entre 8 y 14 palestinos y tres soldados jordanos muertos.
8-Matanza de Deir Ayub: los israelíes atacaron el 2 de noviembre de 1954 esta aldea y asesinaron a varios palestinos, entre ellos, dos niños.
9-Matanza de Gaza: el 28 de febrero de 1955, las fuerzas de la ocupación israelí realizaron una operación con helicópteros y mataron a 39 gazatíes e hirieron a otros 33.
10-Matanza de Balad al-Shaij: Se trata de la masacre perpetrada el 31 de diciembre de 1947 en el Mandato Británico de Palestina, en la ciudad de Balad al-Shaij, posteriormente seria renombrada como la ciudad israelí de Nesher. Distintos reportes hablan de entre 21 y 70 palestinos muertos (dos mujeres y cinco niños incluidos) y de más de 41 heridos.
11-Matanza de Rahufat, en Haifa: el 27 de febrero de 1948, una explosión en el tren de Al-Qantarah causó la muerte de 27 palestinos.
12-Matanza de Benyamina: se refiere a la explosión en dos trenes en esta localidad los días 27 y 31 de marzo de 1947. El primer estallido se saldó con 24 palestinos muertos y 61 heridos, el segundo con 40 muertos y 60 heridos.
13-Masacre de Deir Yassin: se trata de una masacre: de 107 a 120 civiles árabes palestinos fueron asesinados entre el 9 de abril y el 11 de abril de 1948 por milicianos de los grupos israelíes Irgún y del Leji en esta localidad cerca de Al-Quds (Jerusalén).
Cuerpos de personas en Jesuralén, después de la masacre de Deir Yassin.
14-Masacre de Naser al-Din: el 14 de abril de 1948, dos unidades de las milicianos de Irgún y del Leji entraron en esta aldea, asesinaron a todos los residentes de la misma y destruyeron sus casas.
15-Matanza de Tal Latanfski: el 16 de abril de 1948, un grupo de sionistas armados atacaron un refugio de palestinos desplazados en dicha localidad y mataron a 90 palestinos.
16-Matanza en Haifa: el 22 de abril de 1948, los israelíes asaltaron las casas palestinas en Haifa. El ataque dejó un saldo de 150 muertos y 40 heridos.
17-Matanza en Beit Daras: el 21 de mayo de 1948, los terroristas armados israelíes atacaron esta localidad al norte de Gaza para obligar a los palestinos a abandonarla. Decenas de palestinos resultaron muertos por los disparos efectuados por la fuerzas ocupadoras.
18-Matanza de Lod: un crimen cometido por Palmaj —unidad de elite integrada en la Haganá, ejército no oficial del Yishuv— los días 12 y 13 de julio de 1948. En esta operación mataron a 250 palestinos en Lod.
19-Matanza de Sharafat: El 7 de febrero de 1951, 30 soldados israelíes, en 3 vehículos militares, entraron en el suroeste de Jerusalén y se desplazaron hacia el aldea de Sharafat, donde pusieron en marcha un operativo que acabó con la vida de 10 personas: dos ancianos, tres mujeres y cinco niños, incluidos.
20-Matanza en Beit Lahm: el 26 de enero de 1952, un patrullero israelí demolió una casa en esta ciudad, provocando la muerte del propietario, su esposa y sus dos hijos.
21-Matanza de Falmah: el 29 de enero de 1953, un contingente de entre 120 y 130 soldados israelíes ataco esta aldea y ultimó a 9 palestinos e hirió a otros 20.
22-Matanza de Qalqilya: el 10 de octubre de 1953, la artillería y aviación del régimen de Israel atacaron esta localidad cisjordana, en una agresión que dejó 70 palestinos muertos.
23-Matanza de Yalu: el 2 de noviembre de 1945, los israelíes matan a tres menores de edad en esta aldea.
24-Matanza en Gaza: el 28 de febrero de 1955, un grupo de uniformados israelíes se infiltró en el enclave costero, masacró a 39 personas e hirió a otras 33.
25-Matanza en Gaza: el 30 de mayo y el 1 de septiembre de 1955, la localidad de Jan Yunis fue blanco de un fuerte ataque con artillería pro parte de Israel y se cobró la vida de 76 palestinos.
26-Matanza de Al-Rahvah: los días 11 y 12 de septiembre de 1956, las fuerzas de la ocupación israelí asaltan una comisaria y una escuela en esta aldea, y asesinan a 15 árabes, además de destruir la escuela.
27-Matanza de Kafr Qasim: el 29 de octubre de 1956, 49 personas de este poblado fueron asesinados por disparos efectuados por los soldados israelíes.
28-Matanza de Jan Yuis: el 3 de octubre de 1956, los soldados israelíes dispararon contra ciudadanos palestinos en esta localidad. Este crimen se saldó con 275 muertos.
29-Matanza de As Samu: el 13 de noviembre de 1966, los israelíes atacaron esta aldea ubicada en la región de Yebal al-Jalil, que estaba bajo la administración de Jordania. En este ataque, asolaron 125 hogares, escuelas y mezquitas. También murieron otras 18 personas.
30-Matanza de taller de Abu Zabal: el 12 de febrero de 1970, los aviones de guerra israelíes bombardean el taller, y asesinan a 70 obreros palestinos y 69 heridos.
31-Matanza en Sidón: el 16 de julio de 1982, las fuerzas israelíes mataron a unos 80 libaneses en Sidón, ciudad ubicada en el sur del país árabe.
32-Masacre de Sabra y Chatila: matanza de palestinos residentes en los campos de refugiados situados en dichas localidades, en el oeste de Beirut, durante la Guerra del Líbano de 1982.
33-Matanza en Ain al-Hilweh: en 1982, unos 1500 soldados israelíes, respaldados por 150 vehículos blindados, asaltaron el campo de refugiados de Ain al-Hilweh en el sur de El Líbano: mataron a 15 palestinos y destruyeron 140 casas.
34-Matanza de Sahmar: el 20 de septiembre de 1984, las fuerzas israelíes y sus mercenarios extremistas libaneses atacaron dicha aldea, ubicada en el sur de El Líbano, y asesinaron a 13 personas e hirieron a otras 40.
35-Matanza en Hamama At Shat: el 11 de octubre de 1985, aviones israelíes atacan las oficinas de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en esta ciudad portuaria en Túnez. Masacraron a 50 personas y otras 100 resultaron heridas en esta incursión.
36-Matanza de Haram Ibrahimi: el 25 de febrero de 1994, un colono extremista armado israelí entra en la Explanada de la Mezquita de Al-Aqsa, en Al-Quds, y abre fuego contra los fieles palestinos. 60 personas mueren en el atentado y otros 53 palestinos fueron masacrados en las protestas contra este crimen.
37-Matanza de Qana: la Masacre de Qana de 1996 fue uno de los incidentes más graves del conflicto árabe-israelí y tuvo lugar en un campo de las Naciones Unidas en el sur de El Líbano, donde cientos de personas se habían refugiado. El 18 de abril de 1996 un bombardeo de las fuerzas de defensa de Israel provocó la muerte de cien civiles.


martes, 15 de mayo de 2018

A 70 años de la Nakba, Israel es la mayor entidad terrorista del mundo


Por Pablo Jofré Leal

En este cuarto lustro del siglo XXI asistimos, en el plano internacional, a la consolidación de la impunidad como conducta, en materia de cumplimiento del derecho internacional por parte de una de las entidades más terroristas, que ha dado la historia de la humanidad: el régimen sionista israelí.
Efectivamente, A 70 años de la Nakba (catástrofe en árabe) a 51 años de la Guerra de Junio de 1967, a un poco más de un cuarto de siglo de lo que fue el fraude de los Acuerdos de Oslo y 12 años ya del bloqueo criminal contra la Franja de Gaza, Israel ha demostrado ser una maquinaria criminal. Un vecino inamistoso, un régimen depredador, que no dejará la Palestina histórica a no ser por la fuerza de la razón y la acción de Palestina y su pueblo. Como también de aquellos que creemos en la justicia, así si ella se ejerce con todas las formas de lucha contra el terrorismo institucionalizado a partir de la creación de la entidad sionista.
El terror desde sus orígenes
Un régimen surgido de determinaciones arbitrarias y con todo el peso de la conciencia de una comunidad internacional que quiso, mediante la partición de Palestina —mediante la Resolución N° 181 de noviembre del año 1947— y la cesión de aquello que no le pertenecía, tratar de apaciguar su responsabilidad frente a los crímenes del nacionalsocialismo, pero en cuya deuda el pueblo palestino ha sido el que ha pagado las consecuencias, sin tener arte ni parte y con un sionismo que ha pasado de ser considerado parte de un pueblo víctima a convertirse en una sociedad victimaria.
A 70 años de la Nakba ha quedado establecido que Israel, no dejará de ocupar los territorios usurpados de la ribera occidental, seguirá violando todas y cada una de las resoluciones emanadas de organismos tan diversos como las Naciones Unidas, su Consejo de Seguridad, la Asamblea General, la Unesco o cualquiera otra que ha demandado a Israel que cese su policía criminal contra el pueblo palestino. Un Israel que seguirá enfrascado en su política colonialista, racista y criminal y que nos permite, con justa razón, parafrasear su actuar, definiéndola como un régimen nacionalsionista.
¿Cómo no definir a Israel como un régimen terrorista, una imitación siniestra del régimen nazi, si cada una de sus acciones así lo refleja desde sus primeros arribos a Palestina a fines del siglo XIX? Pruebas al canto: protege su proceso de colonización previo al año 1948 con el actuar de bandas armadas como la Haganá. Este movimiento realizaría acciones armadas contra la población palestina y que posteriormente, con apoyo británico, conformaría una fuerza de ataque compuesta por 50 mil milicianos que concretaría el nacimiento de la entidad sionista en mayo del año 1948, participando activamente en la expulsión de cientos de miles de palestinos de sus tierras ancestrales.
Una escisión de la Haganá, la denominada banda de Irgún, fundada por el sionista ucraniano Zeev Jebotinsky, se convertiría en una de las organizaciones más violentas en tierras palestinas, asesinando, tanto población local como funcionarios y soldados británicos. De este grupo Irgún se desgajó, otro movimiento terrorista, la denominada Banda de Stern, conocida también como Lehi, fundada por el sionista polaco Abraham Stern, quien murió acribillado mientras se escondía de sus captores en un armario. Stern fue reemplazado por quien sería Primer Ministro Israelí, el bielorruso Yitzak Shamir. Todas estas organizaciones, sin reparo moral alguno y sin recriminar las formas de lucha empleadas, usaron el terrorismo en forma cotidiana. Fueron la base, el ADN terrorista del actual Ejército terrorista de Ocupación Israelí. 
La conjunción de esto grupos, junto al sostén británico en asesoría, hombres y armas permitirían, que el día 14 de mayo del año 1948, en una acción concertada, entre el sionismo dirigido por el dirigente de origen polaco David Ben Gurion y las autoridades británicas —que concluían su Mandato ese mismo día— se proclamara el nacimiento de una entidad que surgirá a contrapelo de los derechos de la población palestina y con su claro rechazo. Los países árabes vecinos, como era lógico esperarlo entraron en guerra contra las fuerzas israelíes.
La entidad surgida tras su proclamación signó como pruebas para esa acción, espurios derechos mitológicos, como también aquellos aparentemente legales, derivados de la Declaración Balfour e incluso de victimismo y crisis de conciencia, surgidos tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. El 14 de mayo de 1948 fue también el disparo de inicio, para un proceso de limpieza étnica, que continúa hasta el día de hoy: La Nakba.
Una Nakba catalizada por la acción del terrorismo sionista, pletórico de furor homicida y que implicó la expulsión de sus tierras ancestrales de 700 mil palestinos, a manos de fuerzas israelíes, que aplicaron la política aprendida de las hordas nacionalsocialistas y que a partir de esa fecha comenzaron a arrasar casas, cultivos, demoler construcciones, quemar, asesinar a todo aquel que se cruzara en su camino. Fue la expresión brutal pero eficiente de los aprendices de las técnicas del Tercer Reich. Alumnos ejemplares, que saciaron su sed homicida con un pueblo pacífico, cuyo gran pecado no fue haber impedido con fuerza, desde el inicio, la presencia colonialista de los judíos sionistas europeos que comenzaron a llegar en tropel, en hatajos ambiciosos a tierras palestinas.
Hitos del terrorismo Sionismo
El 14 de mayo del año 1948 marca el punto de partida, no sólo de un año trágico, sino también una etapa histórica, donde el crimen, la colonización, ocupación y destrucción, han sido conceptos que se han hecho carne en la vida de millones de palestinos. La Nakba representa una tragedia, para los árabes en general y el pueblo palestino en particular, pues consigna el inicio de la usurpación de las tierras palestinas, la expulsión de miles de familias de sus casas, de sus aldeas, de sus pueblos, de sus arraigos, donde millones de ellos aún malviven en el transtierro. La Nakba significó el descalabro demográfico, moral y territorial, el inicio de un proceso basado en el terror, el racismo, el asesinato, la desarabización y consiguiente judaización de la Palestina Histórica.
Una política de expansión sionista, que tiene como otro de sus hitos el desarrollo del programa nuclear israelí a partir de la década del 50 del siglo XX bajo el apoyo francés y el silencio estadounidense y británico. Tal programa le ha permitido contar hoy, con al menos 300 artefactos nucleares. Otra marca importante fue la participación en la Guerra del Canal de Suez contra Egipto, en unión de Londres y Paris, donde Israel, bajo la operación terrorista Susannah, y cumpliendo el papel de ejecutor, llevó a cabo una serie de acciones de sabotaje en suelo egipcio. Ello, a cargo de agentes sionistas de la unidad 131, para beneficiar a los ingleses de los intentos estadounidenses de apoderarse del vital y estratégico Canal de Suez, cuya nacionalización había sido decidida por el líder egipcio Gamal Abdel Nasser en julio del año 1956.
Una estrategia geopolítica de extender el territorio israelí a costa de sus vecinos y en especial de Palestina, que se consolida el año 1967 con la ocupación militar de nuevos territorios de Oriente Medio en general —altos del Golán, la Península del Sinaí— y de Palestina en particular con la ocupación de la Franja de Gaza y Al-Quds Este, por parte de las fuerzas ocupantes israelitas. Fuerzas de conquista, que siguen allí —a excepción del Sinaí devuelto a Egipto— y que están establecidas bajo diversas formas de dominio. En Cisjordania bajo el control territorial de gran parte de los 5860 kilómetros cuadrados de la ribera occidental, la construcción de asentamientos donde habitan 650 mil colonos judíos sionistas.
Consignemos el caso de la Franja de Gaza con un bloqueo cruel, inhumano, criminal, que impide un mínimo desarrollo de lo que es el campo de concentración más grande del mundo. Un territorio asediado, que en las últimas semanas ha tenido que sufrir el ataque bárbaro contra su población movilizada en aras del derecho al retorno, una población que ha servido de tiro al blanco, para que cientos de francotiradores gocen en la ignominia de su acción criminal.
Todo lo descrito, viola todas y cada una de las resoluciones de las Naciones Unidas que exigen el retiro israelí de los territorios ocupados. El fin de la construcción de asentamientos, para instalar lo más violento del sionismo, en las tierras bajo invasión militar. El derribo del muro de la vergüenza, el cese de la demolición de viviendas, el retorno de los refugiados, el término de los asesinatos de la población indefensa, entre otras demandas. Pero…un Israel ciego, sordo pero no mudo, sigue imperturbable, vendiendo la imagen de ser “la mayor democracia de Oriente Medio”. Una parte más de la estrategia de hasbara, que anima las mentiras y fantasías del sionismo y que trata de disfrazar su esencia asesina.
Cada palabra escrita contra la ocupación israelí de Palestina, se agudiza cuando la justa rabia e indignación frente a los atropellos cometidos por el sionismo, se hace presente. Cuando aparece de estampida cada 14 de mayo la necesidad y lo vital que resulta conmemorar la Nakba, que al mismo tiempo representa conceptual y concretamente una catástrofe, nos lleva por el camino de la lucha del pueblo palestino, por sus justas reivindicaciones, por el derecho al retorno, por lograr la expulsión del invasor. 
En un trabajo publicado el año 2017 sostenía que “La Historia de violaciones de la entidad sionista contra el pueblo palestino sigue su curso en la Franja de Gaza, en Cisjordania y el Al-Quds. Ello, en un marco regional donde el respeto por los derechos humanos del pueblo palestino ha quedado, interesadamente en segundo plano frente a otra serie de hechos”. Efectivamente, la ocupación de Palestina y la violación de los derechos de su pueblo pretende ser invisibilizada, ya sea invocando la guerra de agresión llevada contra el pueblo sirio y el de Yemen, el supuesto peligro que representa Irán y su programa nuclear a pesar de la firma del Plan Integral de Acción Conjunta con el Grupo 5+1 en julio del año 2015 y el pretendido combate occidental contra las bandas terroristas takfiríes .
Cada uno de esos conflictos ha sido aprovechado por el sionismo y sus aliados occidentales, principalmente Francia y el Reino Unido sobre todo en momentos que las miradas de estas potencias europeas están centradas en sus propios temores contra el takfirismo, sus problemas económicos y esa pesadilla que significa, para la Europa opulenta, el tener sus puertas a cientos de miles de refugiados, que se visualizan como una plaga a la cual hay que controlar, aunque gran parte de los refugiados del mundo se agolpan en Turquía, Irán, Jordania, El Líbano, Paquistán y sólo Alemania se encuentra entre los diez países, que mayor cantidad de refugiados ha recibido desde el año 2011 a la fecha.
Es en este contexto, donde se pretende abandonar a Palestina y su sueño de autodeterminación. Ello hace imprescindible el levantar la defensa de los derechos humanos de la población palestina en sus territorios ocupados y aquellos refugiados. En ese composición política regional e internacional, Israel intensifica la violación de los derechos humanos de la población palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza, viola el derecho internacional, asesina a moribundos con balazos en la cabeza, profana la Mezquita de Ibrahim en Al-Jalil, impide la entrada de peregrinos a la Explanada de las Mezquitas en Al-Quds, detiene a niños y jóvenes, confisca tierras, demuele viviendas, destierra a familias enteras. Acribilla a manifestantes en la Franja de Gaza. Usurpa, roba, asesina, viola y sigue considerando que actúa bajo un mandato divino.
Estamos en presencia de un régimen donde el delirio, la perversión, el carácter criminal de una sociedad debe ser castigada. Resulta evidente, que bajo lo descrito, la idea de los dos Estados es simplemente una farsa. La judaización de Al-Quds, el muro, los asentamientos, los crímenes cotidianos, expresa una política de limpieza étnica, la consolidación de una política basada en el terror que lleva a la entidad sionista a considerarla como uno de los regímenes más criminales que ha tenido la humanidad.
Es en este plano, que cada 14 de mayo nos debe alentar a trabajar aún más por lograr la liberación de Palestina. No basta con llorar. Las palabras encendidas, el discurso conmemorativo debe ser acompañado, claramente, por la decisión de combatir al invasor, de expulsarlo más allá del Mediterráneo, de hacerlo sucumbir bajo el la justa lucha del pueblo palestino y aquellos que la defienden y admiran. Ese es, uno más, de los objetivos que cada 14 de mayo nos alienta al recordar la Nakba, que no es otra acción que volver a pasar por el corazón.

¿La creación del gran Israel es un proyecto muerto?


La comunidad árabe-musulmana, tiene que estar más alerta que nunca, contra los complots israelíes. Así como los judíos esperaron 2000 años para volver a su “tierra prometida” palestina, podrían esperar un tiempo similar para la creación del gran Israel.
El proyecto del gran Israel, busca anexar una gran cantidad de territorio. En la actualidad, además de la expansión de territorio controlado por Israel, busca la creación del Kurdistán (las fronteras del gran Israel, terminan donde empiezan las del Kurdistán), y la aniquilación completa de la nación iraní, último gran rival que se opone a los planes imperiales y hegemónicos del sionismo israelí en la zona.
Los acontecimientos de las últimas dos décadas en Oriente Medio, “guerra contra el terror” (2001), invasión a Irak (2003), guerra contra El Líbano (2006), invasión a Libia (2011), destrucción de Siria (2011- hasta el presente), tienen como principal objetivo de Estados Unidos y Europa de retomar el proyecto del gran Israel. Tierras comprendidas desde el Nilo hasta el Éufrates.
En el año 2006, el coronel retirado, Ralph Peters público un polémico artículo titulado: fronteras de sangre: qué aspecto tendría un Oriente Medio mejor. Sin duda alguna, la tesis de este trabajo representa, la actualización del plan Yinon. Que escribió el periodista Oded Yinon, a principios de la década de los ochenta del siglo pasado, el plan Yinon pretende reconfigurar todo el mundo árabe-musulmán, partiendo de los diferentes enclaves étnicos y sobre todo la diferencia entre suníes y chiíes del Islam, Oriente Medio no se puede sostener y llevará a su colapso total, creándose múltiples estados en la región, disolviéndose los existentes y con discordia entre ellos. Este hecho daría una gran oportunidad a Israel para expandirse, anexar territorio y convertirse en potencia regional y luego mundial.
Todos los países de Oriente Medio y África del norte están en la agenda, pero Irak era el prototipo, si Irak se lograba balcanizar, el plan Yinon tendría un éxito asegurado. Irak siempre ha sido la prioridad para la política exterior israelí, por lo tanto Irak se tenía que disolver, creándose tres nuevos estados, kurdo al norte, suní en el centro y chií en el sur. Decía Oded Yinon: “la disolución de (…), Irak posteriormente en áreas únicas, étnicas o religiosas, (…), es el objetivo principal de Israel (…), Irak es posible una división en provincias, junto con líneas étnicos-religiosas, (…), por tanto tres (o más) estados existirán alrededor de tres ciudades grandes: Basora, Bagdad, y Mosul” lo que ha vivido Irak en el siglo XXI es sin duda los designios de Israel en la zona, tratando de aplicar su plan Yinon de una manera literal. Por su parte el coronal Ralph Peters, decía lo mismo que el plan Yinon un cuarto de siglo después, en su artículo apostaba por la división de Irak en tres estados (lo mismo de lo que hablaba el plan Yinon), y según él, fue un error histórico, no hacerlo en el momento de la invasión a este país en el año 2003, por parte de EE.UU. y Europa Occidental.
Mapa de remodelación de Oriente Medio no es otra cosa que la actualización del plan Yinon Israelí con rostro americano.
Por su parte, lo que vivimos hoy en Siria, es la estrategia al pie de la letra del plan Yinon, o por lo menos su intento de concretarlo, palabras de Oded Yinon: “Siria se desarticulará, según su estructura étnica y religiosa, en varios estados (…), de manera que habrá un estado chií Alauita en toda su costa, un estado suní en la zona de Alepo, otro estado suní en Damasco, hostil a su vecino del norte, y los drusos que establecerán un estado, quizás en nuestro Golán” cuatro pequeños estados había diseñado el plan Yinon para Siria. Uno alauí, uno druso y dos suníes. Para llevar la tarea a dicho fin, los servicios de inteligencia estadounidenses, británicos e israelíes, crearon primero la “primavera árabe” y acto seguido el Estado Islámico o Daesh, para dejar la zona en llamas, en especial a Siria, para que dentro de sus fronteras se crearan emiratos suníes radicales, haciendo frente al gobierno Alauita, pidiendo autonomía e independencia.
Este plan también señalaba: “el Ejército sirio hoy en día es mayoritariamente suní, a largo plazo, tiene mucha importancia, y es el motivo del porqué no será posible conservar la lealtad del Ejército por largo tiempo”, ¡increíblemente esta tesis, se está aplicando en Siria en la actualidad!. El Ejército Libre de Siria (ELS), está compuesto por un número muy grande de militares y soldados disidentes del Ejército sirio, todos ellos de corte suní. El ELS, obtiene patrocinio principalmente de Estados Unidos, Israel y Turquía. El plan Yinon pedía discordia y revuelta dentro de las fuerzas armadas de la república árabe siria, y eso fue lo que aconteció.
Lo que hemos visto en los últimos años en Irak y Siria, es el intento de aplicar el plan Yinon. Estados Unidos y Europa Occidental, trabajan sin descanso en aplicarlo, satisfaciendo los deseos sionistas en la zona. A pesar de las múltiples derrotas en el campo de batalla, el Plan Yinon que luego paso a llamarse remodelación de Oriente Medio, sigue firme, y aunque actualmente están perdiendo en Irak y Siria, obtienen ventaja en Yemen, con la actual crisis que sufre el país.
El resultado esperado por Israel y Occidente del conflicto yemení, es que todo terminará con la partición de Yemen en dos Estados. Uno controlado y liderado por la resistencia de los Hutíes, y el otro de tendencia pro-saudí, ambos rivales entre si y los dos arruinados por la guerra, el hambre y la pobreza. Por otro lado en el norte de África, se busca un panorama similar, y además de Sudán tiene su segundo resultado, la destrucción de Libia, enfrentándose muchas de sus tribus entre sí, por el control del país. En un par de años la balcanización de Libia será la solución propuesta por Israel y Occidente para este país. Además, como la crisis del Daesh de Irak, hizo metástasis en su vecino Siria, la crisis de Libia podría extenderse a Argelia su vecino más próximo, país que siempre ha estado en la mira del sionismo, y que también buscan destruir y balcanizar. Otro hecho significativo es que se nombre a Al-Quds (Jerusalén) como capital de Israel, un impulso moral por parte de los Estados Unidos. Esta polémica decisión es una de las más importantes en la remodelación de Oriente Medio.

Mapa del gran Israel. Después de remodelar todo Oriente Medio, el gran Israel, se construirá sobre las ruinas del mundo árabe-musulmán. A pesar de todas las derrotas sufridas en el campo de batalla, ellos no renunciarán a la construcción de su macro-estado. Así como no renunciaron a su “tierra prometida”, 2000 años después volvieron a usurparla por la fuerza, harán lo mismo en todo Oriente Medio.
El plan Yinon busca la división de Oriente Medio y el norte de África, pero dentro de sus prioridades están primero Irak, luego Siria, Egipto, Sudán, Somalia, El Líbano y Arabia Saudí. Ralph Peters en su artículo sobre la remodelación de Oriente Medio, hace lo mismo, simplemente lo actualiza con rostro americano. Daniel Estulin lo señala muy apropiadamente: “lógicamente, según la teoría de Peters, los “perdedores” en este nuevo gran juego serian Irán, Irak, Afganistán, Kuwait, Catar, Arabia Saudí, Siria, Turquía, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Cisjordania y Pakistán. ¿Coincidencias?; En el mundo de la inteligencia no existen las coincidencias, si no tan sólo operaciones bien y mal organizadas. Ganadores y perdedores. El resto son montones de escombros a lo que llamamos historia” (Estulin, 2015, p.79).
Más allá del control del petróleo, exportar democracia liberal y el dominio por medio de fuerzas militares de toda esta importante zona, lo que busca el bloque occidental es reducir escombros esta zona, para luego balcanizar toda la región. De los restos de la comunidad árabe-musulmana, se construirá el gran Israel. Pero por el momento hay que señalar algo de suma importancia, y que detiene los objetivos israelíes y Occidentales en la zona. La Federación Rusa, retrasó la remodelación de Oriente Medio y a su vez interrumpió el éxito del plan Yinon con su intervención en Siria.


HAMAS convoca una gran marcha por aniversario del Día de la Nakba

Manifestantes palestinos protestan en los límites de la asediada Franja de Gaza y los territorios ocupados, 27 de abril de 2018.
El Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) ha convocado a toda la población palestina a participar, el próximo martes, en la “Gran Marcha del Retorno”, en el aniversario del Día de la Nakba (de la catástrofe), fecha en la que Israel expulsó a los palestinos de sus hogares (1948).
“Llamamos a nuestro pueblo en Al-Quds (Jerusalén), la ocupada Cisjordania y Gaza a participar en la Gran Marcha del Retorno para confirmar el compromiso del pueblo palestino y su derecho a regresar a sus pueblos y ciudades abandonados”, reza el comunicado de HAMAS, emitido este domingo por el diario palestino SAFA.
La nota también rechaza todos los planes y proyectos destinados a la liquidación de la causa palestina o los derechos del pueblo palestino, en particular, el llamado “acuerdo del siglo”: un controvertido pacto impulsado por Estados Unidos e Israel, cuya meta es obligar a los palestinos a reconocer al régimen israelí y abrogar sus derechos en los territorios ocupados.
“Cualquier posición política, iniciativa o programa no debe dañar los derechos palestinos ni tampoco contraponerse a ellos”, agrega el comunicado de HAMAS.
Llamamos a nuestro pueblo en Al-Quds (Jerusalén), la ocupada Cisjordania y Gaza a participar en la Gran Marcha del Retorno para confirmar el compromiso del pueblo palestino y su derecho a regresar a sus pueblos y ciudades abandonados”, reza el comunicado de HAMAS.
La Resistencia palestina también ha denunciado la continuación del “injusto bloqueo” impuesto por el régimen de Israel a la Franja de Gaza, y ha instado a las autoridades de la ocupación a levantar todas las medidas restrictivas contra el pueblo de este enclave palestino. 
Este comunicado es emitido en vísperas de la inauguración de la embajada de EE.UU. en Al-Quds, prevista para el lunes, un día antes del 70.o aniversario de lo que los israelíes llaman el día de la independencia y los palestinos el Día de la Nakba, que recuerda el inicio de la expulsión masiva de palestinos.
El traslado de la misión diplomática a la ciudad santa de Al-Quds fue anunciado en diciembre de 2017 por la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, al tiempo que declaró Al-Quds como la capital del régimen de Tel Aviv, hecho que generó la condena y el rechazo de gran parte de la comunidad internacional.
Mientras, los palestinos, que se han manifestado por séptima semana consecutiva en el marco de las Marchas del Retorno, iniciadas el 30 de marzo —con motivo del Día de la Tierra Palestina— para reivindicar el derecho de la nación palestina a regresar, denuncian también el traslado de la embajada y el reconocimiento estadounidense de Al-Quds como capital israelí.