martes, 20 de agosto de 2013

Israel destruye hogares beduinos en Jerusalén y amenaza con expulsar a la comunidad

El 19 de agosto de 2013, la Municipalidad de Jerusalén demolió seis estructuras residenciales dTal ‘Adasa, una comunidad de beduinos que viven dentro de los límites municipales de Jerusalén, cerca del barrio palestino de Beit Hanina, informó B'Tselem. La comunidad es parte de la tribu al-Ka'abneh, que ha vivido en la zona desde la década de 1950.

Además de la demolición, los inspectores municipales informaron a los miembros de la comunidad que tienen 10 días para evacuar la zona antes de ser retirados a la fuerza, y les ordenaron limpiar los escombros de la demolición por sí mismos. De lo contrario, se les dijo, que se verían obligados a pagar decenas de miles de shekels para cubrir el costo de la remoción de escombros y podrían ser detenidos.
Estructuras residenciales en Tal ‘Adasa antes (junio de 2013) y después de las demoliciones (19 de agosto 2013). Fotos: 'Amer Aruri, B'Tselem.

Desde la ocupación de Cisjordania y la anexión de Jerusalén Este en 1967 por Israel, los miembros de la comunidad no han solicitado la residencia en Jerusalén, y en función de su situación jurídica, no son "residente permanente de Israel."
En 1995, la Municipalidad de Jerusalén obligó a la comunidad a salir de su zona de residencia anterior, cerca del parque industrial de Atarot, y demolió sus hogares. La comunidad se trasladó al sitio actual, cerca de la localidad de Bir Nabala, siempre dentro de los límites municipales de Jerusalén. Posteriormente, comenzaron a ganarse la vida no sólo con el pastoreo de ovejas y cabras, como antes, sino también cultivando en los terrenos de propiedad de los residentes de Beit Hanina. La comunidad no se ha conectado al agua de Jerusalén o al suministro eléctrico.

Desde 2005, la Municipalidad de Jerusalén los ha estado presionando a trasladarse nuevamente.
Los residentes de Tal 'Adasa antes (junio de 2013) y después de las demoliciones (19 de agosto 2013). Fotos: 'Amer Aruri, B'Tselem

En 2006, el Muro de Apartheid fue construido al este y al oeste del sitio de residencia de la comunidad, haciendo de ella un enclave dentro de la jurisdicción municipal de Jerusalén, que está aislada del resto de Cisjordania. A medida que los miembros de la comunidad no están registrados como residentes de Jerusalén Este, no pueden moverse libremente dentro de los límites de Jerusalén. Pero debido al Muro, no han podido acceder a los barrios palestinos cerca de Bir Nabala y A-Ram, donde tienen lazos comerciales y familiares, y donde varios servicios están disponibles para ellos. Durante varios años después de que el Muro se erigió, en ocasiones limitadas se les concedió permiso para cruzar el puesto de control de Qalandiya y acceder al resto de la Cisjordania. Sin embargo, desde 2011, la Administración Civil se ha negado a expedirles dichos permisos.

Como resultado, algunos de los niños de la comunidad, que asisten a la escuela en Bir Nabala, se ven obligados a vivir con parientes de ese pueblo y rara vez vuelven a casa. El resto de los niños que viven en sus hogares, asisten a la escuela en Beit Hanina, que está dentro de los límites municipales de Jerusalén.
Pertenencias de una familia de Tal 'Adasa después de la demolición, 19 de agosto 2013. Foto: 'Amer Aruri, B'Tselem

B'Tselem ha pedido al gobierno de Israel a reconocer los derechos de la comunidad Tal ‘Adasa y encontrar una solución al problema de vivienda de la comunidad que sea aceptable para sus miembros. "La demolición de sus hogares y el desplazamiento por la fuerza constituye una violación del derecho internacional, dejándolos sin hogar y sin una fuente de ingresos", dijo el portavoz de B'Tselem.

Fuente: Israel destroys Bedouin homes in Jerusalem, threatens to expel community
 Tomado de: Palestinalibre.org)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada