miércoles, 3 de julio de 2013

LA UNIFICACIÓN DE LA DIÁSPORA: LA JUVENTUD PALESTINA REAFIRMAR SU IDENTIDAD NACIONAL



Una nueva encuesta demuestra que los adolescentes palestinos de todo el mundo tienen fuertes lazos con su identidad nacional, a pesar del hecho de que la mayoría de ellos nunca han puesto un pie en su tierra natal.

Hemos venido a este país que ya estaba poblado por árabes [palestinos], y estamos estableciendo aquí uno hebreo, es decir, un Estado judío. Aldeas judías fueron construidas en el lugar de las aldeas árabes [palestinas]. Ustedes ni siquiera conocen los nombres de aquellas aldeas árabes y no les culpo por ello porque los libros de geografía han desaparecido. No sólo han desparecido los libros, las aldeas árabes no están tampoco allí. Nahlal ha crecido en el lugar de Mahlul; el kibbutz Gvat en donde estaba Jibta; y Kefar Yeshushua en el lugar que ocupaba Tal al-Shuman. No existe un solo lugar construido en este país que no haya tenido antes una población árabe.. [1] El ex ministro de Defensa israelí Moshe Dayan, 1969

En el proceso de colonización de Palestina por Israel, la población indígena se ha dividido en tres categorías principales: los palestinos que viven en los territorios palestinos ocupados, los palestinos que residen en el lado israelí de la Línea de Armisticio de 1949, y los millones que viven en el exilio forzado. El mapa de Palestina representa el clásico principio colonial de "divide y vencerás" - las divisiones políticas y sociales basadas en la geografía fragmentada.

La Nakba 1948 fue la fisura central que desgarró el tejido social de la sociedad palestina, cortando las relaciones entre los palestinos a ambos lados de la Línea Verde. Israel ha mantenido esta estrategia desde entonces. Más importante aún, Israel borra el término 'palestino' y, por ejemplo etiqueta a los ciudadanos palestinos de Israel como " árabes israelíes", con el fin de desconectarlos de su propia historia y de la propiedad de la tierra, y para reforzar su posición como sub-ciudadanos dentro de la sociedad israelí. Israel fue incluso un paso más allá al compartimentar esa comunidad a los cristianos árabes, los musulmanes árabes, drusos y beduinos. La fragmentación se aplica a los territorios ocupados en 1967 por categorizar la población de acuerdo a las tarjetas de identidad que restringen la vida y el movimiento dentro de Cisjordania, Jerusalén oriental y la Franja de Gaza.

En cumplimiento del desplazamiento en curso desde la Nakba, Israel marcó a los palestinos refugiados que trataban de regresar como 'infiltrados 'y los deportaron inmediatamente. [2] En su totalidad, Palestina se dividió en categorías y subcategorías con las limitaciones políticas y legales correspondientes para cada grupo. [3] De acuerdo con David Ben-Gurion, el primer ministro de Israel, el objetivo final era debilitar y eventualmente eliminar la afiliación a Palestina o borrar toda pertenencia patrimonial y de tierras a los palestinos con el fin de "hacer todo lo posible para garantizar que [los refugiados palestinos] nunca lograran el retorno". [4] Su razonamiento fue que en el tiempo - en base a las políticas de Israel hacia los palestinos, “los viejos morirán y los jóvenes olvidarán " [5].

Pero la visión de Ben-Gurion no se materializó. Por el contrario, a pesar de todos los esfuerzos de Israel para dividir y borrar la sociedad palestina, el pueblo palestino no ha abandonado sus derechos y continúan enfrentando con firmeza las políticas de expulsión de Israel. En el Estudio de la Juventud Palestina BADIL 2012, el cual se centra en la identidad y lazos sociales, indica claramente que la tercera y cuarta generación de los refugiados palestinos no "olvidan" su apego a Palestina. La encuesta se llevó a cabo en las siete áreas en las que la mayoría de los palestinos residen: Israel, Cisjordania, la Franja de Gaza, Jerusalén Este, Jordania, Siria y Líbano. Se llevó a cabo entre los jóvenes palestinos de entre 15 y 19 años y se examinan dos temas principales: la de auto-identificación (identidad) y la importancia de los vínculos sociales entre las comunidades palestinas que viven en las siete zonas geográficas.

Los resultados del estudio demuestran que la gran mayoría de los encuestados se consideran a sí mismos palestinos. Entre el 55 y 70 por ciento de los encuestados en Jordania, Siria y Líbano se consideran a sí mismos como palestinos. El significado de esta mayoría sólo puede entenderse teniendo en cuenta que estas comunidades han nacido en el exilio forzado y nunca han puesto un pie en Palestina, negados por Israel. A pesar de vivir bajo el dominio colonial e la ideológica Israelí más directa de los últimos 65 años, el 45 por ciento de los ciudadanos palestinos de Israel se consideran a sí mismos como palestinos y sólo el 12 por ciento como "árabes israelíes" según la clasificación y la propagada por el Estado de Israel durante la última 65 años. [6]



Palestinos protestan contra las negociaciones entre la OLP e Israel en enero de 2012. (Foto: Flickr / Activestills)

Sobre lacuestión de los vínculos sociales, la mayoría de los encuestados palestinos de las siete zonas geográficas expresó la opinión de que puede ser "importante" o "muy importante" establecer y reforzar los vínculos sociales con otras comunidades palestinas. Los resultados de la investigación muestran patrones de identidad palestina unificada, a pesar de los intentos de Israel para dañar irreparablemente el tejido social a través de la fragmentación geopolítica. Por otra parte, la encuesta demuestra que los jóvenes palestinos en zonas geográficas separadas sostienen puntos de vista similares a la identidad y de la comunidad nacional. Es importante destacar que la encuesta, "afirma que la cuestión de la identidad nacional palestina no es simplemente una cuestión de ciudadanía, documentos de viaje o privilegios, sino un concepto mucho más amplio sobre los principios fundamentales de la liberación, la libertad y la [libre determinación]". [7]

Estos principios son comunes en las diversas comunidades palestinas y, por tanto, deben ser reflejadas por los líderes palestinos y la comunidad internacional cuando se enfrenta a la realidad palestina de apartheid, la ocupación militar y la colonización. Una solución duradera y justa al conflicto sólo se puede encontrar cuando se toma en consideración al pueblo palestino en su conjunto y, sobre todo, haciendo hincapié en los millones de refugiados palestinos, el derecho inalienable al retorno.

Amjad Alqasis es un abogado de derechos humanos, investigador jurídico y defensa jurídica, Coordinador de programa del Centro de Recursos Badil para la Residencia y Derechos de los Refugiados Palestinos.

Notas

[1] Moshe Dyan, 19 de marzo de 1969, discurso en el Technion en Haifa, Israel, citado en Haaretz, 4 de abril de 1969.

[2] Véase Ley 1954 de prevención de la infiltración y las órdenes militares israelíes, 1649 y 1650.

[3] Véase por más información: BADIL, las leyes discriminatorias de Israel, Centro de Recursos Badil para la Residencia Palestina y Derechos de los Refugiados Boletín de Divulgación N ° 26 (2012).

[4] David Ben-Gurion, 1948, de su diario del 18 de julio 1948, citado en Michael Bar Zohar, El profeta armado, 1967, p. 157.

[5] David Ben-Gurion, 1948, de su diario del 18 de julio 1948, citada en el Karma Nabulsi, la gran catástrofe, The Guardian, Viernes, 12 de mayo de 2006.

[6] BADIL, un pueblo unido: una identidad palestina desterritorializado - Encuesta BADIL de Jóvenes Palestinos sobre identidad y lazos sociales - 2012, Centro de Recursos Badil para la Residencia y Derechos de los Refugiados Palestinos (2012).

[7] Ibid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada