lunes, 11 de marzo de 2013

Una nueva carta del prisionero palestino Samer al-Issawi


NOTICIAS / Publicado por Amigos de Al-Aqsa / Lunes, 11 de marzo 2013

Mi historia no es diferente de muchas de las historias de jóvenes palestinos que han nacido y vivido bajo la ocupación israelí. Me arrestaron por primera vez cuando tenía (17 años), y fui encarcelado durante dos años.

Entonces me arrestaron otra vez,en los primeros años veinte de mi edad, a la altura de la segunda Intifada en Ramallah, durante la invasión israelí de muchas ciudades de la Ribera Occidental - en lo que se llamó "Operación Escudo Defensivo", y fui condenado a 30 años pormi actividad anti-ocupación israelí.

No fui la primera persona a ser encarcelada en los miembros de mi familia durante la marcha hacia la libertad, mi abuelo, que era un miembro de la Organización de Liberación de Palestina, fue condenado a muerte por las autoridades del Mandato Británico. Israel sigue utilizando el leyes británicas hasta hoy con el fin de reprimir a los palestinos, pero mi abuelo fue capaz de escapar a sólo unas horas antes de la hora de la ejecución, y luego mi hermano Fadi murió en 1994, a la edad de (16 años), a manos de las fuerzas israelíes durante una manifestación en Cisjordania después de la masacre de la Mezquita Ibrahimi en Hebrón.

Mi hermano el Dr. Medhat estuvo (19 años) en la cárcel, también mis otros hermanos fueron encarcelados, Firas, Shadi y Rafat por períodos que oscilan entre los 5 y 11 años.

Mi hermana, Shireen, fue arrestada muchas veces, y pasó un año en la cárcel, la casa de mi hermano fue destruida, y la ocupación cortó el agua y la electricidad en la casa de mi madre. Mi familia está expuesta, junto con el resto de la gente de mi amada ciudad "Jerusalem", al hostigamiento, persecución y ataque constante, pero siguen defendiendo los derechos palestinos y a los presos palestinos .Después de casi 10 años que pasé en prisión, fui puesto en libertad en el acuerdo, patrocinado por Egipto entre Israel y Hamas, que incluyó la liberación de soldado israelí Gilad Shalit a cambio de la liberación de prisioneros palestinos.

Sin embargo, fui arrestado nuevamente el 07 de julio 2012 cerca de Hazma, una zona situada dentro del municipio de Jerusalén, bajo la acusación de violar las condiciones de mi libertad (no debía salir de la ciudad de Jerusalén), otros prisioneros liberados en la operación también fueron arrestaron, algunos de ellos sin ninguna razón declarada para el arresto.

En consecuencia, inicié una huelga de hambre el 1 de agosto para protestar por el encarcelamiento ilegal por las autoridades israelíes, que no respetaron el acuerdo. Mi salud se ha deteriorado, pero voy a seguir la huelga de hambre hasta la victoria o el martirio, esta es la última piedra para lanzar en los rostros de los carceleros que humillan nuestro pueblo.

Derivo mi fuerza de todos los liberales del mundo, que quieren poner fin a la ocupación israelí, y mi corazón que late débil da gracias a la solidaridad y el apoyo, y mi voz débil saca su fuerza de la voz que es más fuerte que la voz del guardián y más alta que los muros.No soy el único en la batalla por la libertad, mis compañeros de Ayman, Tariq y Jaafar, están librando una batalla de todos los palestinos contra la ocupación israelí y sus prisiones.

Lo que estoy haciendo es poco comparado con los sacrificios de los palestinos en Gaza, donde miles de personas mueren o son heridas como consecuencia de los brutales ataques israelíes y el asedio inhumano y brutal que no tiene precedentes.

Sin embargo, todavía se precisa más apoyo, Israel no podría continuar sin el apoyo que recibe de los gobiernos occidentales, especialmente los británicos, una responsabilidad histórica en la tragedia de mi pueblo, y se deben imponer sanciones contra Israel hasta el final de la ocupación y reconocer los derechos de los palestinos y la liberación de todos los presos políticos palestinos.

No se preocupen si mi corazón se detiene, aún estoy vivo ahora y aún después de la muerte, porque Jerusalén está en mis venas.

Si yo muriera, no es una victoria, y si me liberan, también es una victoria, porque rechazo en ambos casos a entregarme a la ocupación israelí,a su tiranía y arrogancia.

Fuente: Ahrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada