lunes, 11 de noviembre de 2013

Arabia Saudí y sus huellas en las crisis de Siria e Irak



Cuando nos fijamos en las causas y los motivos del inicio y prolongación de las crisis en Siria e Irak, nuestra mente se enfoca en el rol de Estados Unidos y sus aliados occidentales en este tema, pero es
muy superficial pensar que Arabia Saudí no está detrás de estos eventos.

Para impedir la influencia de gobiernos con tendencias chiíes en la región, el país árabe y su aliado, Catar, recurrieron a diferentes medidas, entre ellas la financiación de terroristas de Al-Qaeda y de aquellos que siguen la ideología del wahabismo. Los saudíes consideran que una caída de los Gobiernos de Irak y Siria favorecería la llegada al poder de gobernantes con iguales tendencias políticas que Riad, por lo que podrían desempeñar un rol más efectivo en la región de Oriente Medio.

Las operaciones dirigidas por Riad han costado la vida de miles de civiles y militares. En este sentido, la Organización de la Lucha contra el Terrorismo de Irak puso de relieve que unos 4 mil terroristas procedentes de diferentes naciones árabes, bajo las órdenes y el apoyo de Arabia Saudí, llevaron a cabo actos terroristas en diferentes sitios de esta nación, entre ellos mercados, mezquitas, escuelas, centros estatales y militares.

Según el diario saudí, Asharq Alawsat, jóvenes saudíes, guiados por una fuerte maquinaria propagandística cuyo objetivo es promulgar las ideas extremistas wahabíes, se convierten en personas dispuestas a llevar a cabo atentados suicidas. Algo que fue corroborado por el comandante de las
tropas especiales iraquíes, Fadhel al-Barwari, quien sostuvo que desde la invasión de EE.UU. a Irak en 2003, unos 300 saudíes perpetraron ataques terroristas con cinturones explosivos, matando a cientos de civiles.

La intervención de Arabia Saudí no se limita a Irak; su mano se deja ver claramente en Siria. El expresidente de la Organización de Seguridad saudí, Turkey Faisal, calificó de primordial la entrega de armamento a los opositores sirios. Faisal afirmó que Washington ha autorizado a Riad a echar leña al fuego del conflicto sirio, mediante la financiación y el envío de armas a los terroristas que operan contra el Gobierno de Bashar Al-Asad. De acuerdo con informaciones de varias agencias de noticias, Arabia Saudí corre con los gastos y facilita los cursos de entrenamiento para los terroristas en Paquistán y Jordania, quienes una vez terminada su formación se integran a los grupos rebeldes.

Al parecer, el rol de Arabia Saudí en la crisis de Siria e Irak se hará aún más perceptible en el futuro, de forma unilateral, algo que se esperaba tras su renuncia al puesto de miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, a pesar de ser un deseo que Riad mantuvo durante 15 años. Si bien, aparentemente, los saudíes anunciaron que su renuncia se debía a la incapacidad de este consejo en cuanto a los casos de Palestina, Siria y el desarme nuclear en Oriente Medio, hay que analizar los acontecimientos de los últimos meses para saber el verdadero motivo de la decisión saudí.

El primer trago amargo para Riad se produce con el acuerdo alcanzado entre Rusia y Estados Unidos sobre el tema de armas químicas de Siria, algo que tras la aceptación de Damasco frustró la idea de un ataque militar contra Siria. El acuerdo de Moscú y Washington sobre la Conferencia de Ginebra II fue otro golpe a las autoridades árabes, quienes durante más de dos años de conflicto sirio no han escatimado esfuerzo alguno para derrocar al Gobierno de Al-Asad.

Para los saudíes la solución política del caso de Siria no fue más que una pesadilla, un país que según cifras reveladas ha gastado cerca de cinco mil millones de dólares en este sentido e, incluso, cuando
se escuchaban los tambores de guerra, anunció oficialmente que correría con todos los gastos de la misma.

El segundo evento que motivó a Arabia Saudí a actuar de forma unilateral, se centra en la cercanía entre Irán y Occidente, algo que se sintió claramente en la reciente Asamblea General de la ONU en
Nueva York, donde la delegación iraní tuvo una participación activa, al margen de este evento, y se reunió con autoridades de diversos países, como Francia, el Reino Unido, Alemania y Estados Unidos, entre otros. Incluso por primera vez en los últimos 34 años, las autoridades de Irán y EE.UU. mantuvieron un contacto telefónico, provocando la furia de Riad que veía en peligro su posición en la región, mientras Irán, un país chií, fortalecía su poderío, tanto en Oriente Medio como en el mundo.

La suma de estos sucesos hizo pensar a las autoridades saudíes en la opción de debilitar a Irán, dañando a Gobiernos chiíes, entre ellos Irak, y a aliados cercanos del país persa como El Líbano y Siria. De esta forma, amén de cumplir con su objetivo de dejar atrás a su rival, fortalecería su poder en la región. De acuerdo con la revista estadounidense, Foreign Policy, el reino árabe se ha asociado con Jordania, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Francia en la adopción de una nueva política para reforzar a los grupos terroristas en Siria.

¿Cuál es el precio de la sed de poder de Riad?
Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), más de 100 mil sirios, entre ellos civiles y fuerzas de seguridad, han muerto y millones más se han visto desplazados por la violencia que comenzó a mediados de marzo de 2011, aunque no todo se debía al dinero de Arabia Saudí. Cada una de las superpotencias también tiene su responsabilidad ante estas masacres humanas, al igual que está sucediendo en Irak. Según los balances ofrecidos por fuentes sanitarias y de seguridad, en lo que va de año, más de 5500 personas han fallecido en ese país árabe en diferentes episodios de violencia. Un reciente estudio difundido por investigadores estadounidenses, canadienses e iraquíes indica que unas 500 mil personas han perdido la vida de forma violenta desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003.

En base a estos datos, no es raro que más personas pierdan la vida, especialmente en estas circunstancias y aún más en países aliados con Irán, sea a través de atentados terroristas en Irak o
de proyectiles disparados por los rebeldes en Siria.

Fuente. http://www.hispantv.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada