miércoles, 27 de julio de 2016

Israelíes vuelven a quemar la casa del testigo del caso Daubasha


La casa quemada del palestino Mohamad Daubasha, en la aleda Duma (norte de Cisjordania), a manos de colonos israelíes, 20 de julio de 2016.
Varios colonos israelíes han vuelto a incendiar la casa de una familia palestina en la localidad de Duma, en el norte del territorio ocupado de Cisjordania.
El incendio ha ocurrido en la casa de Mohamad Daubasha, el único testigo de la masacre de tres miembros de la familia de Saad Daubasha, quemada viva el año pasado por extremistas israelíes en la aldea de Duma. Esta es la segunda vez que los colones incendien su casa.
“Lanzaron bombas incendiarias al interior del segundo piso y después una fuerte explosión sacudió la casa", ha indicado Mohamad Daubasha, que también fue pariente de las tres víctimas mortales.
Lanzaron bombas incendiarias al interior del segundo piso y después una fuerte explosión sacudió la casa", ha indicado Mohamad Daubasha, el único testigo de la masacre de tres miembros de la familia de Saad Daubasha, quemada viva el año pasado por extremistas israelíes en la aldea de Duma.
Saad y Riham Dauabsha, junto con su bebé Ali, en una foto hallada en su casa incendiada por colonos israelíes en julio de 2015.
Según fuentes palestinas, el fuego ha sido provocado por un ataque de colonos israelíes, que posiblemente habrían seguido la misma línea del año pasado, agregando que podrían haberse utilizado cócteles molotov en el asalto.
"Aparentemente, los principales sospechosos del ataque incendiario son colonos" israelíes, ha afirmado Qasan Daqlas, un funcionario palestino que supervisa las actividades relacionadas con los asentamientos en el norte de Cisjordania.
En julio de 2015, murió quemado vivo un bebé de 18 meses, Ali Saad Daubasha. Nueve días después, el padre del niño, Saad, murió en el Hospital de Soroka, donde había sido tratado por quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo. Unos días después también la madre del niño palestino murió por la gravedad de sus quemaduras. Su hermano mayor, de 4 años, sufrió quemaduras graves en más del 70 % de su cuerpo y actualmente sigue bajo tratamiento médico.

Daubasha, pariente de las víctimas del indignante crimen y testigo clave de ese suceso, testificó en el juicio ante un tribunal israelí contra los autores del citado ataque.
Los residentes de los asentamientos israelíes con mayor frecuencia protagonizan ataques contra la población palestina y sus propiedades, en su mayoría en la ocupada Cisjordania.
De acuerdo con las autoridades palestinas, estos asaltos ocurren con el objetivo de intimidar a los residentes hasta obligarlos a abandonar sus viviendas para ampliar sus asentamientos, pese a que la comunidad internacional los considera ilegales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada