domingo, 26 de junio de 2016

Ministro israelí propone anexionar Cisjordania y expulsar a los palestinos


Un ministro israelí ha afirmado que Tel Aviv debe dar un paso adelante y anexionar más de la mitad de Cisjordania inmediatamente después de expulsar a decenas de miles de palestinos de sus tierras, revelando así una vez más el carácter criminal de los gobernantes sionistas y su entidad.
El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Uri Ariel, hizo estas declaraciones en Moscú, adonde viajó con el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, el miércoles.
“Tenemos que aspirar a la anexión del Área C. Hay áreas donde no hay árabes. Debemos expulsar a algunos miles de otras”, dijo Ariel.
El Área C comprende el 60% de la Cisjordania palestina ocupada. Ella comprende 330.000 hectáreas y es un territorio totalmente gobernado por el Ejército israelí, aunque es hogar de 300.000 palestinos, según las Naciones Unidas.
Israel, sin embargo, afirma que sólo 50.000 palestinos residen allí.
Ariel, que es también miembro de la Knesset, es un ferviente partidario de la anexión del Área C. En enero, él pidió al régimen israelí que se apoderara de toda la zona.
“Debemos decir al primer ministro, al gobierno y a la Knesset que el tiempo ha llegado para anexionar el Área C. Sugiero que nos unamos en torno a este llamamiento”, señaló.
Ariel busca, sin embargo, la anexión de toda Cisjordania en un momento posterior. “Si alguien pregunta sobre las Áreas A y B, cabe decir que su tiempo llegará. Ya veremos cuando. Por ahora, acordemos anexionar el Área C”.
Según los acuerdos interinos de Oslo, firmados entre Tel Aviv y la Organización para la Liberación de Palestina en los años noventa, Cisjordania fue dividida en tres zonas.
El Área A, la más pequeña de todas, comprende un 18% del territorio y la Autoridad Palestina controla supuestamente la seguridad interna y la mayoría de temas civiles.
El Área B, que constituye en 22% de la zona rural de Cisjordania, es administrada por la AP para la mayoría de los temas civiles, pero los temas de seguridad corren a cargo del Ejército israelí.
El Área C está controlada en los temas civiles y de seguridad por el Ejército de ocupación israelí.
En las Áreas A y B, Israel disfruta de un control total sobre temas de seguridad y se reserva el derecho a entrar en dichas zonas en cualquier momento y realizar arrestos o llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales allí.
El Ejército israelí nunca concede a los palestinos permisos de construir en el Área C. Según un informe de la ONU, más de 11.000 órdenes de demolición están en la actualidad pendientes de ejecución en el Área C.
La ONU anunció a finales de abril que un total de 588 estructuras palestinas, la mayoría de ellas en el Área C, han sido demolidas desde enero. Las demoliciones han afectado a más de 1.000 personas, que han perdido sus viviendas o estructuras relativas a sus fuentes de ingresos.
Otros responsables israelíes, como el líder del partido ultra Hogar Judío, Naftali Bennett, han sugerido también la anexión del Área C y la expulsión de los palestinos que habitan en ella a Jordania.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada