martes, 11 de noviembre de 2014

Rabino exige prohibir la entrada de israelíes a Al-Aqsa

El rabino Dov Yosef, miembro del Consejo de Sabios de la Tora, criticó el lunes la agresión del régimen de Tel Aviv a la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén) y exigió que se prohibiera la entrada de los israelíes a este lugar, informa el sitio Web ‘Middle East Eye’ (MEE).

“Los grandes rabinos de Israel determinaron que, en nuestro tiempo, prohibir la entrada [a los musulmanes] al Monte del Templo (termino empleado por los israelíes para referirse al recinto de Al-Aqsa) es considerado un gran pecado”, anunció Yosef.

La Mezquita Al-Aqsa es el tercer lugar más sagrado del Islam, y el régimen israelí, desde el inicio de la ocupación de los territorios palestinos en 1948, sueña con destruirla, a fin de transformarla en un templo judío.

El prominente rabino instó a que las autoridades del régimen de Tel Aviv impidan el paso de los israelíes al recinto de la Mequita Al-Aqsa, ya que existe un decreto “bien conocido” que prohíbe tal hecho.

A su vez, Yosef advirtió que las agresiones contra Al-Aqsa y obstaculizar el paso de musulmanes a esta mezquita lo único que consigue es hacer más tensa la situación y preparar el terreno para una Tercera Intifada.

Las Intifadas son masivos levantamientos populares de la población palestina en contra de la ocupación de territorios palestinos por parte del régimen de Tel Aviv. La Primera Intifada contra la ocupación israelí ocurrió entre 1987 y 1993, y la Segunda en 2000.

La guerra impuesta por el régimen de Israel el pasado julio, en la que murieron al menos 2160 palestinos, la mayoría civiles, y 11.100 resultaron heridos, también, sirve de gran motivación para levantamientos populares de los palestinos en los territorios ocupados.

Dov Yosef aseguró que todos los miembros del Consejo de Sabios de la Tora y el Gran Rabinato israelí comparten este punto de vista y rechazan acciones israelíes que puedan incrementar las tensiones.

Seguida de la anexión ilegal de Al-Quds por el régimen de Israel en junio de 1967, estas dos organizaciones, el Consejo de Sabios de la Tora y el Gran Rabinato israelí, colocaron una pancarta en la entrada del recinto de Al-Aqsa, solicitando a los israelíes no entrar en este lugar, pero su petición fue desapercibida.

Últimamente, el régimen de Israel ha implementado una serie de proyectos con el objetivo de profanar la santidad de la Mezquita Al-Aqsa, incluidos la instalación de 500 cámaras y la puesta en marcha de cuatro centros policiales en el recinto de este centro sagrado, así como realizar excavaciones so pretexto de encontrar restos arqueológicos judíos.

Fuente: HispanTV

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada