viernes, 10 de marzo de 2017

Bassel A´raj, un resistente militar y cultural contra la ocupación

Bassel al A´raj
Sara Taha Moughnieh

Bassel al A’raj, un palestino de 31 años de edad y originario de Belén, un farmacéutico, intelectual y activista, quedó inscrito el lunes en la lista de héroes muertos por las fuerzas de ocupación israelíes en el camino de la liberación de Palestina.
Tras meses de búsqueda, los ocupantes israelíes no pudieron capturar a A’raj vivo. Este último participó en una batalla individual, que duró dos horas, contra la fuerza israelí que atacó su refugio, para luego tomar su cuerpo y mantenerlo en cautividad.
Poco después de que la muerte de A’raj fuera anunciada, el hashtag “the battling intellect” surgió en las redes sociales y los activistas comenzaron a informar sobre este héroe cuyo nombre fue ocultado durante meses debido al temor de los ocupantes hacia su lucha en los campos militar e intelectual.
Hace sólo dos días, el nombre de Bassel al A’raj no era popular. Hoy, la sangre de A’raj ha restablecido un espíritu de combate que ha unido a los partidarios de la resistencia militar y la resistencia intelectual.
“Nunca hubiera imaginado que este joven educado que conocí en Beirut hace dos años escogiera la opción militar. Nosotros, escritores y periodistas, preferimos decir que estamos combatiendo al enemigo intelectual y culturalmente, pero Bassel al A’raj fue el más noble entre nosotros; él combinó la resistencia intelectual y la militar”, manifestó el periodista Qassem Qassem al periódico Al Akhbar.
Aquí está la importancia de este joven que luchó contra el enemigo israelí de todas las maneras posibles y tuvo la preocupación de preservar la historia palestina en sus mínimos detalles.
“Él era altamente educado y consciente, y fue una referencia en lo tocante a la cultura palestina para muchos periodistas y activistas dentro y fuera de los territorios ocupados. Si le preguntaban sobre un traje palestino, él explicaba la historia de este traje, así como la región de la que procedía y la familia a la que pertenecía … él era como una enciclopedia”, dijo un amigo de A’raj al sitio web de Al Manar.
Jodor Salameh, activista libanés, otro amigo de A’raj, indicó que “Bassel era una fuente del conocimiento en cada campo. Él se ocupó de la relación entre la religión y la sociedad. Era capaz de establecer una ciencia social local más que una ciencia importada. Tenía una historia que contar sobre cada aldea, calle o piedra de Palestina. Conocía los nombres de todas las batallas y mártires”.
A’raj solía organizar visitas educativas para jóvenes y turistas palestinos dentro de Palestina. Los llevaba a las regiones en las que los palestinos lucharon contra los británicos e israelíes. También se ocupó de documentar las revueltas palestinas y la historia, desde antes de la Nakba (Catástrofe).
Hablando para el sitio web de Al-Manar, Salameh explicó que “Bassel vio que el camino de Palestina era recto, sin ninguna desviación o curvas. Se dedicó a documentar la causa palestina, a escribir su historia y a pasarla de una generación a otra … Era un devorador de libros y un “batallador” … y, a diferencia de muchas personas, era un buen oyente y concluía cada conversación con el nombre de un libro, una referencia o un artículo”.
“Tenía un proyecto claro que se basaba en la resistencia, ya que estaba muy influenciado por la experiencia libanesa en el campo de la lucha contra la ocupación”, agregó Salameh.
En 2015, A’raj asistió a la Conferencia de Apoyo a la Resistencia en Beirut. Tan pronto como regresó a Palestina, desapareció durante una semana junto con un par de jóvenes.
La Autoridad Palestina declaró que este grupo estaba organizando una operación militar contra los israelíes. Paralelamente, los israelíes afirmaron que este grupo había sido reclutado por Hezbolá en el Líbano. Sólo una semana más tarde, la Autoridad Palestina capturó A’raj, pero éste y sus amigos negaron su preparación en cualquier operación alegando que estaban en un viaje de campamento.
La Autoridad Palestina encarceló A’raj y sus amigos en la prisión de Bitonia. En concurrencia, el jefe de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, apareció en el Canal 10 de la televisión israelí diciendo que había abortado una gran operación dirigida a atacar a los israelíes.
A’raj y sus amigos fueron torturados en la cárcel. Al palestino “batallador”, que tenía diabetes, se le negó la medicación, un hecho que influyó en su salud. Ellos iniciaron una huelga de hambre que duró un mes. Más tarde, la Autoridad Palestina los liberó 6 meses después de la detención.
Tan pronto como fueron puestos en libertad, y sobre la base de la Política de Coordinación de Seguridad de la Autoridad Palestina-Israel, que incluye el intercambio de información entre las dos partes, la Autoridad Palestina envió un informe de investigación sobre A’raj y sus amigos a los israelíes.
Bassel luchó heroicamente contra el Ejército israelí durante dos horas.
Según es sabido, la Autoridad Palestina está de acuerdo con las autoridades sionistas en que éstas capturen a los prisioneros que la AP libera. Así, la Autoridad Palestina puede negar cualquier acusación de arrestar a los combatientes de la Resistencia.
En el acuerdo de Taba de 1995 se identificó la política de coordinación de seguridad de Israel-AP, en la que se declaraba que la Autoridad Palestina era responsable de luchar contra “los terroristas y el terrorismo” y de tomar las “medidas adecuadas” contra ellos. Esto se lleva a cabo a través de un comité conjunto palestino-israelí, que confisca las armas de Resistencia, específicamente Hamas, el Yihad Islámico y Brigadas de los Mártires de Al Aqsa.
La Autoridad Palestina detuvo la coordinación de seguridad después del estallido de la Intifada de Al Aqsa en 2000. Sin embargo, ella fue restaurada cuando Mahmud Abbas alcanzó el poder. En aquella ocasión, el primer ministro sionista Ariel Sharon dijo: “Vemos grandes oportunidades en la elección del presidente Mahmud Abbas. Esperamos que pueda dirigir a su pueblo y crear una ley democrática que respete a la sociedad, que construya sus instituciones, combata el terrorismo y desmantele la infraestructura de las organizaciones terroristas”.
“La postura de Bassel hacia la Autoridad Palestina estuvo basada en su ideología revolucionaria, ya que claramente creía que esta entidad tenía un trabajo limitado que cumplir y que, si no fuera por el beneficio que presta a la ocupación israelí, el mundo no habría permitido su establecimiento”, señaló Salameh.
Debido al martirio de Bassel, una atmósfera revolucionaria ha dominado los medios de comunicación social y este tema del martirio se ha convertido en fundamental en los últimos tres días en al menos cuatro países (Líbano, Palestina, Egipto y Jordania).
Según Salameh, “éste es un punto de transición. Hoy en día, deberíamos basarnos en la experiencia de Bassel en lugar de llorar su partida. Debemos transformar a Bassel en un referente de la lucha intelectual en curso en contra de cualquier forma de coordinación, normalización o paz con la entidad sionista”.
“Estoy seguro de que la salida de Bassel producirá una reacción negativa contra los asesinos: la Autoridad, que está persiguiendo a cualquier forma de Resistencia, y los ocupantes israelíes, que han producido decenas de miles de héroes mártires y que han cambiado el enfoque de miles de otros intelectuales al matar a Bassel al A´raj”.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Detrás de la Razón - Israel contra el mundo, Trump detrás



La resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) establece que los asentamientos que hace Israel sobre territorios palestinos, son ilegales.
Estos asentamientos y construcciones son sobre todo una flagrante violación del derecho internacional. Queda entonces así y se exhibe también así, que está prohibido lo que hace el régimen de Israel.
El planeta Tierra, a través de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le demanda al régimen de Tel Aviv detener inmediatamente cualquier construcción más que viole justo estos parámetros legales internacionales.
¿Qué hace Israel? Se ríe, e ignora lo que diga el planeta, lo que diga la ONU, lo que diga cualquier resolución. Sólo esperó unos días a que Donald Trump se convirtiera presidente oficial de Estados Unidos, y entonces dio la orden de construir 2500 casas en territorios palestinos, desafiando así a todo el planeta.
Europa inmediatamente contesta: "Es lamentable que Israel proceda con esta política a pesar de las constantes y serias preocupaciones y objeciones que la comunidad internacional ha planteado en todos los niveles".
Pues explica que la intención de tener dos estados, uno judío y el otro palestino, parece ser la única vía para resolver el sempiterno conflicto, que ha traído miles de muertes y violaciones atroces a los derechos humanos, pero que con la actitud y la nueva decisión de Israel, se quiebra toda posibilidad para llegar a ese fin y también al diálogo conciliador.
La ONU fue tajante también al reaccionar, dice que con la decisión del régimen de Israel obstaculizaría la meta de los dos estados. “Para el secretario general no hay alternativa a una solución de dos estados... Toda decisión unilateral que pueda obstaculizar el objetivo de los dos estados preocupa al secretario general”, declara el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric.
La Liga Árabe (LA), por su parte, dijo que se trata de una gran humillación que hace Israel al mundo entero, “confirma el enfoque de Israel, pleno de desprecio y desafío respecto a la voluntad de la comunidad internacional”, destaca el secretario general de la LA, Ahmed Abul Gheit.
El régimen de Israel esperó solo unos días para que el expresidente de EE.UU., Barack Obama, se fuera, y Trump ascendiera al poder de manera formal para entonces servirse con la cuchara grande más propiedades ilegales en territorios ocupados.
Trump había dicho que Obama había tratado muy mal a Israel y que él sería su defensor. Por eso quizá el régimen de Tel Aviv reaccionó así, y por eso quizá Trump nombra a su yerno el señor Jared Kushner como asesor presidencial y quizá como un árbitro en la disputa palestina-israelí.
Pero mire quién es Kushner, es nieto de supervivientes del holocausto nazi, y de familia ortodoxa, y justo la Fundación Kushner ha destinado decenas de miles de dólares para que Israel construya asentamientos ilegales en territorio palestino. Negocio redondo, desde Oriente Medio hasta Washington.
En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.
El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres y Madrid, siete de la tarde; México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.


https://www.youtube.com/watch?v=1srP1MtHClg&feature=share